El Ayuntamiento de Alicante estudia destinar una parcela de suelo municipal del nuevo Plan General para la creación de un centro multirreligioso que permita albergar a las diferentes comunidades que existen en la ciudad. Así lo aseguró ayer Enrique Sanus, gerente de Urbanismo, «ya que se debe cerrar la mezquita árabe de Raval Roig antes de una semana porque así lo exige una sentencia judicial».