Castro indicó en declaraciones a los medios de comunicación a las puertas de la sede de la Cámara Legislativa que desde "cualquier país del mundo" se podrá visualizar con una fotografía "el rechazo al mayor atentado ecológico en forma de ley de las últimas décadas".

"Es una auténtica vergüenza e intolerable que en el año internacional de la biodiversidad se pretenda aprobar una ley que o bien desprotege o rebaja la protección de categoría de buena parte de la flora y fauna de Canarias", argumentó el portavoz que también dijo que el único propósito es beneficiar los intereses especulativos, por no decir, a corto plazo, la de desbloquear la paralización judicial del puerto de Granadilla en Tenerife".

A su juicio, con el texto "se da una patada a la democracia". Aquí tildó de inmoral que el Gobierno al mismo tiempo que tramita esta norma quiera aprobar una ley de participación ciudadana. "La aprueba de espaldas a la ciudadanía y contraria a los informes científicos y a los servicios técnicos", afirmó el ecologista que también aclaró que el texto será aprobado por personas que "no saben ni entienden de conservación".

Sobre los efectos del nuevo catálogo, apuntó que "hay especies que hasta ahora han estado protegidas por su condición y que dejarán de estarlo". Aquí señaló como "perversa" la categoría de interés para los ecosistemas. Planteó que algunas especies podrían disminuirse en número o incluso "desaparecer".

"Más de la mitad de las especies protegidas quedaban sin protección, pero con las enmiendas han ido solucionando las contradicciones con el catálogo estatal", matizó para insistir que "es uno de los mayores atentados por que por primera vez no se aprueba con intención de proteger sino para evitar obstáculos para seguir el modelo desarrollista y destructivo".

Ben Magec recordó que el archipiélago cuenta con unas 4.000 especies endémicas, el 22 por ciento del total y que la campaña se puede consultar en la web www.nodescatalogacion.com.