Sarkozy y ZP
Sarkozy y Zapatero, durante la reunión del Eurogrupo. EFE

Los gobiernos de la zona euro han acordado este viernes poner en marcha de forma inmediata un mecanismo que movilice "todos los medios" financieros a disposición de las instituciones y estados del euro, para defender la estabilidad de la unión monetaria europea.

"Todos somos conscientes de que hacemos frente a una situación muy seria en la zona euro, y de que vamos a hacerle frente juntos", ha declarado el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en una breve comparecencia ante los medios tras la cumbre del Eurogrupo.

"Estamos todos unidos en torno a nuestra moneda", ha recalcado José Manuel Durao Barroso
"Todas las instituciones comunitarias -la Comisión Europea, el Consejo de Ministros y el Banco Central Europeo-, así como todos los estados miembros de la zona euro, han acordado utilizar todos los medios a su disposición para asegurar la estabilidad de la zona", reza la declaración leída por Van Rompuy.

Habida cuenta de las "circunstancias excepcionales" que afectan a la Eurozona, los Dieciséis han encargado al Ejecutivo comunitario que proponga inmediatamente los detalles de ese mecanismo. La propuesta de la Comisión Europea será examinada el domingo por los ministros de Finanzas de toda la Unión Europea, que celebrarán una reunión extraordinaria, bajo presidencia española.

En la misma comparecencia ante los medios, el presidente de la CE, José Manuel Durão Barroso, ha asegurado que los europeos harán "todo" para garantizar la estabilidad financiera de la zona. "Estamos todos unidos en torno a nuestra moneda", ha recalcado.

La declaración de los Dieciséis se produce después de una semana negra en las Bolsas europeas
La declaración de los Dieciséis se produce después de una semana negra en las Bolsas europeas y en medio de señales cada vez más claras de que se está produciendo un contagio de la crisis de la deuda de Grecia a otras economías del sur de Europa.

El acuerdo de los líderes del Eurogrupo contiene asimismo lo que Barroso ha definido como un nuevo "pacto de consolidación fiscal". "Todos los gobiernos están de acuerdo en tomar medidas adicionales", si fuera necesario, para alcanzar los objetivos de reducción de los déficit públicos.

Vigilancia presupuestaria

También han reconocido la necesidad de que la Comisión Europea aplique "estrictamente" las reglas del Pacto de estabilidad y crecimiento, que fija el límite del tres por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) para el déficit público.

El próximo miércoles la Comisión hará propuestas encaminadas a reforzar la vigilancia presupuestaria y a aumentar la coordinación, de forma que se "rellenen los huecos" que deja la legislación actual, como se ha demostrado con la crisis griega.

Barroso no ha querido dar ningún detalle ni sobre cómo funcionará el mecanismo de estabilización global, ni sobre el montante de fondos que podría movilizar. Ha dejado claro, no obstante, que los europeos van a usar "todos los instrumentos", y que se hará en el marco actual del presupuesto comunitario y respetando la independencia del Banco Central Europeo (BCE) en su toma de decisiones.

Aprobado el plan de Grecia

Además de estas decisiones, en la cumbre extraordinaria se aprobó formalmente el plan de ayuda financiera a Grecia, que totaliza 110.000 millones de euros en préstamos del FMI y los países de la zona del euro, en un debate protagonizado totalmente por la amplitud de la crisis de los mercados financieros.