Plataforma de contención del crudo
Unos empleados soldan la cúpula de contención de polución. BP usará la cúpula para detener el vertido de crudo. LARRY W. SMITH / EFE

La empresa British Petroleum (BP) ha sellado una de las tres fugas a través de las que se vierte crudo en la zona del Golfo de México, lo que se espera que facilite la instalación de una estructura de acero sobre la principal fuente del derrame, dijo este miércoles la Guardia Costera estadounidense.

David Mosley, suboficial de primera de la Guardia Costera, dijo que el sellado de la citada fuga se produjo la noche del martes, aunque descartó que eso reduzca el volumen del vertido.

La operación prevista no tiene precedentes y los resultados son inciertos BP ha dicho que la reducción del número de escapes facilitará la prevista instalación este fin de semana de la estructura de acero con forma de cúpula y un peso próximo a las 100 toneladas.

El contenedor metálico recogería el crudo que fluye a través de la principal abertura en el pozo y lo bombearía posteriormente a un barco, en la que, de funcionar, se contempla como la principal solución a corto plazo para frenar el desastre ecológico en la zona.

1.500 metros de profundidad

BP inició ayer las tareas de transporte de la cúpula, al cargarla en un barco que se espera llegue este miércoles a la zona en la que se encuentra el pozo submarino. El artefacto deberá ser instalado a 1.500 metros de profundidad en una operación sin precedentes cuyos resultados son inciertos.

El vertido comenzó el pasado 20 de abril tras la explosión y hundimiento dos días después de una plataforma petrolífera operada por BP.

Según estimaciones oficiales, el pozo arroja unos 800.000 litros diarios de petróleo al mar, equivalente a alrededor de 5.000 barriles de crudo, aunque expertos de la industria petrolera advirtieron ayer en el Congreso norteamericano de que el derrame podría superar los 40.000 barriles (6,4 millones de litros) diarios, es decir, ocho veces más que la cifra ofrecida actualmente.