Canarias estaba ayer en alerta, con todos los colegios y universidades cerrados, ante la amenaza de la tormenta tropical Delta, que se formó en las Azores hace unos días. Vientos de hasta 130 km/h azotaron ayer las islas occidentales (El Hierro, La Palma, La Gomera y Tenerife), y se preveía que el fenómeno, «inusual» en estas latitudes según los meteorólogos, se extendiera a todo el archipiélago de madrugada. Las lluvias podrían dejar más de 30 l/m2 en una hora. Las conexiones aéreas se vieron alteradas, con el cierre del aeropuerto de La Palma y cancelaciones en Los Rodeos (Tenerife).

Adiós al ‘Dedo de Dios’

Los vientos que acompañan a la tormenta tropical Delta acabaron ayer con el popular monumento natural conocido como el Dedo de Dios, en la costa de la isla de Gran Canaria.

Mueren al menos 6 inmigrantes

Al menos seis inmigrantes subsaharianos murieron ayer y otros 12 permanecían desaparecidos al naufragar la patera en la que viajaban a 400 km al sur de Gran Canaria, a causa del fuerte oleaje causado por Delta. Otros 32 inmigrantes fueron rescatados con vida tras caer al mar. En la patera iban unos 50 ocupantes.