Agentes federales y de la Policía han detenido a un hombre relacionado con el intento de atentado con coche bomba en la neoyorquina Times Square, según publica la edición digital de The New York Times, que cita a fuentes de la investigación.

El detenido es Faisal Shahzad, un hombre de 30 años de Connecticut, un pakistaní nacionalidado estadounidense hace un año. El individuo ha confesado que fue él quien compró el coche, que montó la bomba y que la colocó en el interior del vehículo, al que luego dejó donde fue encontrado.

Se le acusará de intentar usar un arma de destrucción masiva e intentar asesinar a norteamericanos

El fiscal general de EEUU, Eric Holder, anunció este martes que Faisal Shahzad será acusado de terrorismo y de posesión de armamento de destrucción masiva. Holder precisó que se presentarán cargos contra Shahzad, de 30 años, por "delitos de terrorismo activo que trasciende las fronteras de Estados Unidos, intento de uso de un arma de destrucción masiva, y uso de un dispositivo de destrucción durante la perpetración de otro delito" así como de otros cargos.

La fuente que desveló las declaraciones del sospechoso, bajo condición de anonimato, relata que "ha afirmado que actuó solo. Ha admitido todos los cargos, por así decirlo", al tiempo que añadió que los investigadores siguen estudiando las actividades del sospechoso durante un reciente viaje a Pakistán.

El sospechoso ha sido detenido en los alrededores del aeropuerto JFK de Nueva York

"Basándonos en nuestra experiencia colectiva, es difícil creer realmente que esto es algo que hubiera hecho él solo. Parece difícil lograrlo solo. Hay muchas cosas que no sabemos todavía", añadió. Está previsto que Shahzad se presente este mismo martes ante un juez estadounidense.

El sospechoso ha sido detenido en los alrededores del aeropuerto JFK de Nueva York cuando aparentemente se disponía a coger un avión con destino a Dubai.

De momento, las fuentes de la investigación se muestran cautos ya que los orígenes del detenido no quieren decir que sea parte de una red de terrorismo internacional. De hecho, él mismo ha negado estar en contacto con grupos radicales pakistaníes y dice que actuó solo. El fiscal, por su parte, asegura que detrás del intento de atentado estaba la intención de asesinar a ciudadanos americanos.