La propuesta pretende recoger un total de 50.000 firmas y a ella se han adherido ya sobre todo jóvenes, que se quejan de no poder volar barato desde Granada y de que Málaga se "lleve todos los vuelos porque en ella están los touroperadores". Además, multitud de las personas que se han sumado acusan a las instituciones de no haberse puesto de acuerdo para evitar que la compañía de bajo coste deje la provincia.

Ryanair anunció el pasado 3 de marzo que cancelará cuatro de sus seis rutas en Granada a partir del 4 de mayo, alegando "los costes excesivos del aeropuerto" y después de que se hiciera público que las instituciones no renovarían el convenio suscrito con la empresa por falta de financiación. Según la compañía de bajo coste irlandesa, esto supondrá la pérdida de 28 vuelos por semana en Granada, hasta 400.000 pasajeros anuales y hasta 400 puestos de trabajo locales.

Ryanair había ofrecido a Granada la posibilidad de aumentar sus operaciones y generar 50.000 nuevos pasajeros internacionales, que habrían creado hasta 50 nuevos puestos de trabajo en el aeropuerto, hoteles, bares y restaurantes a cambio de una reducción en las tasas aeroportuarias. Sin embargo, "como las autoridades de Granada rechazaron esta oferta", las rutas de Ryanair en Granada a/desde Barcelona (Girona), Londres (Stansted), Liverpool y Madrid dejarán de operar desde el 4 de mayo.

En un comunicado, el director de Ryanair para Desarrollos de Nuevas Rutas, Ken O'Toole, incidió en que el tráfico de Ryanair en Granada creció un 10% en 2009, lo que permitió que 400.000 pasajeros viajen a/desde el aeropuerto de Granada, facilitando la creación de 400 puestos de trabajo muy necesarios en la industria turística local.

"Lamentamos que los costes por pasajero no puedan mantenerse competitivos en el aeropuerto de Granada, ya que se podría haber aumentado el crecimiento de Ryanair en 2010. Granada ahora va a perder hasta 400.000 pasajeros al año y 400 puestos de trabajo en lugar de celebrar un incremento de 50.000 pasajeros al año y la creación de 50 nuevos puestos de trabajo en las provincias de Granada y Jaén", señaló.

Tras conocerse la noticia, el grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Granada acusó al alcalde de la ciudad, José Torres Hurtado (PP), de ser el culpable de que la aerolínea cancelara cuatro conexiones, puesto que al abandonar el convenio institucional para garantizar su permanencia obligó al resto de entidades a abonar más dinero.

Para la portavoz del grupo municipal socialista, Carmen García Raya, la decisión que tomó en su día el Ayuntamiento ha evitado que el resto de instituciones públicas pudieran seguir manteniendo el convenio, pese a "todas la consecuencias positivas que ha tenido para la ciudad". En este sentido, recordóque en el primer año de la llegada de Ryanair al aeropuerto granadino se triplicó el número de pasajeros, lo que generó que se proyectara un plan director para ampliar el recinto.

"Torres Hurtado hace daño a la ciudad porque prima sus intereses y los de su partido por encima de los del sector, que ahora perderá ingresos por pernoctaciones y empleos directos generados de la llegada de estos vuelos", manifestó entonces.

Consulta aquí más noticias de Granada.