Los responsables de Lambda aseguraron en un comunicado que "desempleo, precariedad, subempleo y acoso caracterizan a la realidad laboral de hombres y mujeres transexuales, uno de los colectivos con mayor riesgo de exclusión social".

En este sentido, afirmaron que las personas transexuales son "uno de los colectivos con mayor riesgo de exclusión social según la Comisión Europea, sobre todo las mujeres transexuales". Según indicaron, a esa situación, "caracterizada por la discriminación diaria y las dificultades para acceder a un empleo o conservarlo, se une un contexto de crisis económica que dificulta aún más estas circunstancias".

A su juicio, las personas transexuales tienen "importantes dificultades" a la hora de acceder a un puesto de trabajo debido, entre otros factores, "a los estereotipos negativos en el imaginario colectivo sobre los transexuales y a la incongruencia entre el aspecto físico y los datos del DNI, que requieren de dos años de tratamiento para poder ser modificados".

Los representantes del colectivo manifestaron que las mujeres transexuales "son rechazadas en casi cualquier profesión y algunas no ven otra salida que dedicarse al mundo del espectáculo o la prostitución para sobrevivir". Según afirmaron los miembros de Lambda "de entre las mujeres transexuales que son trabajadoras sexuales, hay un alto porcentaje que toma su decisión libremente, a la vista de la comparación salarial con otras actividades económicas, así como un sector sin formación que no ve alternativas de inserción".

Por esta razón, el colectivo pidió la regulación del trabajo sexual "como una medida necesaria para la mejora de las condiciones de vida de estas mujeres transexuales. En cualquier caso es imprescindible que existan programas de inserción laboral para que ninguna mujer se vea obligada, por el contexto que sea, a ejercer la prostitución en contra su voluntad".

Además añadieron que ,en estos casos, las mujeres transexuales "están abocadas al subempleo y la precariedad, ya que no están al amparo de una norma y tienen horarios arbitrarios, desprotección ante riesgos laborales, no cotizan a la seguridad social ni tienen prestación por desempleo".

Por otra parte, los responsables de Lambda aseguraron que las personas transexuales migrantes, "también viven situaciones de subempleo y precariedad" ya que según la ley actual "no tienen derecho a la modificación de su nombre o sexo en sus papeles, y en algunos casos subsisten con la venta a domicilio de comidas o de suplencias de pocas horas, sobre todo en el sector de restauración y limpieza".

Finalmente, el coordinador general del Colectivo Lambda, José de Lamo, pidió "medidas para hacer realidad la discriminación positiva para la contratación y la lucha contra la transfobia desde las diferentes administraciones".

Consulta aquí más noticias de Valencia.