Alegatos como el de la portavoz del Grupo Socialista en las Cortes, Ana Redondo, de que los trabajadores "no pueden ser los paganos de la crisis" o peticiones como las de los sindicatos convocantes, UGT y CC.OO, que exigieron que se garanticen las prestaciones económicas y sociales, se hicieron oír en cada una de las concentraciones, respaldadas por el número habitual de manifestantes en los últimos años.

La ciudad con mayor afluencia fue la de Valladolid, donde unas 5.000 personas pidieron soluciones contra el desempleo en Castilla y León, que según los últimos datos asciende a 200.000 parados, el 35 por ciento de los cuales se encuentra sin prestación.

En la capital, lideraron la manifestación por el centro de la ciudad los secretarios generales de UGT y CC.OO. en Castilla y León, Agustín Prieto y Ángel Hernández, y estuvieron presentes entre otros la socialista Ana Redondo, el concejal de IU Alfonso Sánchez o el portavoz socialista en la Diputación, Juan José Zancada.

Mientras, en Ávila la marcha del Primero de Mayo contó con la asistencia de cerca de un millar de participantes, según los organizadores, y con reivindicaciones relacionados con la factoría de Nissan, con empresas que pretenden realizar despidos o por parte del colectivo de empleadas de hogar.

En la capital abulense, tanto el secretario provincial de UGT, Luis Sánchez, como el de CC.OO, Ricardo del Val, aludieron a los problemas que sufre la provincia, con un 26 por ciento de paro; se opusieron al ERE que afecta a 150 empleados en Nissan, y destacaron las numerosas pymes que sufren problemas y deben despedir empleados.

Más de 700 personas participaron en la manifestación Burgos, donde la marcha estuvo presidida por el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado.

Mientras, otras mil personas en León y alrededor de medio millar en Palencia apoyaron las reivindicaciones del Día del Trabajador, que este año se enmarcaron bajo el lema 'Por el empleo con derechos y la garantía de nuestras pensiones'.

En la capital leonesa, los sindicatos, junto a un millar de personas, solicitaron un modelo económico "diferente", mejores salarios y empleo "de calidad" así como grupos políticos que protejan los intereses de la sociedad y los desempleados, que suman más de cuatro millones en todo el país.

En Salamanca, fueron un millar los manifestantes que pidieron soluciones a la crisis. Allí, la secretaria provincial de CC.OO, Mercedes Elena, señaló la necesidad de trabajar "todos a una" para salir de la situación actual e instó a no esperar más "a que todo se solucione por inercia". "No debemos esconder la cabeza", apostilló.

Denuncia a cecale en segovia

En Segovia, el Día del Trabajador congregó a cerca de 300 personas, de nuevo con el empleo y la protección de las pensiones como principales reivindicaciones. Los manifestantes recorrieron las principales calles encabezados por los secretarios provinciales de UGT y CC.OO, Salazar Calvo e Ignacio Velasco, que estuvieron acompañados por el secretario regional del PSCL-PSOE, Óscar López, el secretario provincial, Juan Luis Gordo, y cargos públicos del PSOE provincial.

Al llegar a la Plaza Mayor, se leyó un manifiesto en el que reclamaron "cambios trascendentales y urgentes" en el modelo económico que "no conlleve el abaratamiento de los costes laborales ni de las prestaciones sociales".

En el documento, leído por la secretaria de política social de UGT en Segovia, Sagrario Garcinuño, pedían igualmente a los trabajadores que denuncien la "intransigencia de la patronal de Castilla y León, Cecale, "que de manera contumaz e irresponsable viene negando el derecho a la negociación colectiva", y reclamaron que las Cortes tramiten y aprueben "urgentemente" la ley que regula la Renta Garantizada de Ciudadanía.

Por su parte, en Soria, donde el agua empañó el centenario de la celebración del Primero de Mayo en la provincia, unas 500 personas, un cifra mayor n relación a años anteriores a pesar de la lluvia, partieron de la Plaza mayor para recalar frente al Ayuntamiento, la Delegación y la Subdelegación sorianas.

Allí, el secretario provincial de UGT, José Javier Gómez Pardo, calificó de "tremendas" las cifras de paro, que afecta a 5.200 personas en Soria, y recordó que mientras que hace cuatro años existía pleno empleo en la provincia, la tasa de desempleo alcanza ahora el 11 por ciento. Así, hizo un llamamiento a la administración pública para que "todos unidos" se consiga generar trabajo.

Su homóloga de CC.OO, Ana Romero, consideró que "no se pueden consentir el recorte de derechos de los trabajadores" y, en la misma línea que UGT, exigió a las administraciones que "colaboren" para crear empleo público.

Piden huelga general en zamora

En Zamora, medio millar de personas participó hoy en la concentración en la plaza de La Marina, que estuvo marcada por la cifra de desempleados que arrojaron las últimas estadísticas. La secretaria de UGT, Nieves García, puso de manifiesto que éste es "un año para olvidar" y como prueba de ello aludió a los 15.000 parados mensuales en la provincia.

García criticó las prácticas empresariales que "están aprovechando la situación para hacer despidos injustificados e incumplir convenios", mientras que el secretario de CC.OO, Eugenio González, puso el acento en el clima generado por "algunos empresarios" y que está suponiendo pérdidas de derechos para los trabajadores ante el "temor" de que se puedan generalizar los despidos.

En la manifestación de Zamora participaron representantes políticos del PSOE e IU —estos últimos reclamaron la organización de una huelga general— y los trabajadores de Correos, que se dejaron ver con una pancarta, anunciaron que realizarán un paro general el próximo 10 de junio, una medida de protesta por los recortes presupuestarios que está aplicando el Ministerio de Fomento.

Consulta aquí más noticias de Zamora.