Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el hombre también deberá hacer frente al pago de una multa de 1.000 euros, por los hechos ocurridos el 11 de julio de 2004, sobre las 2.30 horas, en el aparcamiento de la discoteca.

El acusado fue detenido por agentes de la Guardia Civil transportando ocultas, debajo del asiento del conductor, un total de 84 pastillas de éxtasis, que habrían alcanzado un valor en el mercado ilícito de 853,44 euros.

En el momento de la detención, al hombre se le intervino oculto en la guantera del vehículo, la cantidad de 410 euros en billetes de varios valores, procedentes todos ellos de la ilícita actividad. El acusado, en el momento de cometer los hechos padecía una dependencia a las drogas que mermaba sus facultades de manera importante, sin llegar a anularlas, aunque en la actualidad sigue un tratamiento de deshabituación.

Consulta aquí más noticias de Toledo.