Según recoge una providencia emitida por dicho juzgado cordobés, a la que ha accedido Europa Press, también se ha citado para prestar declaración, en este caso en calidad de testigo, a una ex empleada de Bankinter. El juzgado ha accedido así a la petición del fiscal, que entiende necesaria la práctica de tales diligencias, "a fin de agotar la investigación", en respuesta a la solicitud del denunciante, Alfonso Castillo, .

A esta situación se ha llegado después de que la Sección Primera Penal de la Audiencia Provincial de Córdoba desestimó a finales del pasado año un recurso de Bankinter con el que dicho banco pretendía el archivo, sin que se practicase prueba alguna, de la denuncia por estafa que presentó Castillo, el cual afirma haber sufrido un daño patrimonial cifrado en 210.000 euros.

Fue el Juzgado de Instrucción número seis de Córdoba el que admitió a trámite la denuncia y acordó la incoación de diligencias previas, pidiendo Bankinter al propio juzgado que archivase el procedimiento apenas abierto, lo cual rechazó el instructor, apelando entonces el banco a la Audiencia, la cual adoptó la referida resolución "definitiva".

La Audiencia determinó que debía "respaldarse lo acordado" por el Juzgado de Instrucción número seis "y oírse al imputado", al que ya se tomó declaración, y también "al supuesto perjudicado y, tras la práctica de las referidas diligencias y cualesquiera otras que estime procedentes el instructor, por éste podrá acordarse el sobreseimiento libre o el provisional o la continuación de las diligencias por los trámites del procedimiento abreviado".

De hecho, el juzgado cordobés abrió diligencias previas el 27 de mayo de 2009 por unos hechos que, a juicio de Bankinter, no revisten trascendencia penal, aunque no lo entendió así la Audiencia, ni antes el propio juzgado, que justificó la necesidad de continuar con el procedimiento abierto en base a que "el objeto de investigación es la averiguación de un posible delito de estafa cometido por un empleado" de Bankinter, "que fue una de las personas que intervino en la inversión", realizada por el denunciante "a través de Bankinter en diversos productos de entidades extranjeras", como Lehman Brothers, J.P. Morgan y Morgan Stanley.

"perjuicio patrimonial"

El resultado es que el denunciante, Alfonso Castillo, sufrió "un perjuicio patrimonial" que éste cifró en 210.000 euros, es decir, todo lo que le quedó de la indemnización de 260.000 euros que recibió con anterioridad, a raíz de un accidente laboral en el que perdió una pierna. De esa indemnización dedicó una parte a adaptar su vivienda y su vehículo a su nueva situación e invirtió el resto (210.000 euros) en productos financieros a través del banco del que ya era cliente, Bankinter.

Sin embargo, según el relato del denunciante, dicho banco le engañó y en lugar de invertir el dinero en productos seguros, como había pedido Castillo, "lo invirtió en otro tipo de productos raros" y de alto riego, siendo el resultado que el denunciante se quedó "sin nada", cuando además, y ese fue el motivo de la denuncia que presentó Castillo, en Bankinter se le aseguró, supuestamente por parte del primer directivo imputado, que si desistía de acciones judiciales contra el banco se le reintegraría el capital que perdió en inversiones en Lehman Brothers y un producto de Morgan Stanley.

El juzgado cordobés que instruye el caso estima que, para determinar si el directivo de Bankinter pudo cometer o no un delito de estafa, "será fundamental" establecer "la relación de confianza entre el denunciante y el denunciado y, para ello, cuanto menos ha de ser oído éste último", lo cual ya ha ocurrido, aunque ahora se tomará declaración a otros tres directivos del banco, también como imputados, y a la citada testigo.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.