La Fundación Santa María la Real ejecutará el proyecto de rehabilitación y conservación de monumentos urbanos que el Ayuntamiento de Santander va a poner en marcha.

En concreto, la actuación afectará a los monumentos de la Asunción de la Virgen, Augusto González Linares, el reloj solar y la bola del mundo de Piquío, el monumento a la libertad de expresión, el mapa en relieve de Cantabria, la fuente de la Marquesa de Pelayo, la escultura sedente de Marcelino Menéndez Pelayo, el niño-pez y el tiburón.

El concejal de Cultura, Educación y Ocio, César Torrellas, explicó que el Ayuntamiento de Santander ha aprobado la adjudicación provisional a la Fundación por un presupuesto de 208.208 euros y un plazo de ejecución de cinco meses y tres semanas.

Este proyecto forma parte de la política del equipo de Gobierno municipal de promover la recuperación del patrimonio histórico y artístico de la ciudad, en la que se incluyen también otras actuaciones como la rehabilitación del Palacio de Riva Herrera, cuyas obras ya han empezado, o la puesta en valor de los antiguos muelles de la ciudad, un proyecto que también ejecutó la Fundación Santa María la Real.

Además, también se pondrán en valor los restos arqueológicos hallados bajo la plaza de Velarde y se desarrollarán actuaciones como la rehabilitación de varias esculturas y monumentos o la recuperación de la Fuente de Cacho.

Los monumentos restaurados dentro del proyecto que se acaba de adjudicar provisionalmente a la Fundación Santa María La Real son el monumento a la Asunción de la Virgen, en la plaza de Atarazadas; el grupo dedicado a Augusto González Linares, en la Avenida de Reina Victoria; el reloj solar y la bola del mundo de los jardines de Piquío; y el monumento a la Libertad de Expresión, en la península de la Magdalena.

Completan la actuación el mapa en relieve de Cantabria, en la plaza de las Brisas; la fuente a la Marquesa de Pelayo, en la avenida de Reina Victoria; la escultura sedente de Menéndez Pelayo, en la Biblioteca del mismo nombre; la escultura de Neptuno, el Niño-Pez, en la playa del Camello; y el tiburón, en la Península de la Magdalena.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.