Plataforma accidentada en el Golfo de México
Fotografía de archivo  que muestra la plataforma petrolífera de British Petroleum en el Golfo de México (al sur de Luisiana). EFE

La Casa Blanca ha prohibido las perforaciones petrolíferas hasta que se realice una investigación sobre el incidente del crudo vertido al mar por la explosión de un pozo petrolero situado en el Golfo de México, según anunció este viernes un consejero, David Axelrod.

"Todo lo que ha dicho es que no va a continuar la moratoria sobre la perforación pero (...) no se ha autorizado ni las perforaciones adicionales ni nadie podrá perforar hasta que descubramos lo que sucedió aquí y si hubo algo que se pudo prevenir", declaró Axelrod a la televisión estadounidense ABC.

Axelrod afirmó así que ninguna perforación seguirá adelante hasta que "se haya producido una revisión adecuada de lo que sucedió y de las propuestas que se reciben". Mientras las autoridades trabajan contrarreloj para intentar minimizar el daño que pueda causar el vertido, la mancha ha provocado un debate en Washington, y amenaza con afectar la legislación en el Senado.

Obama retiró el mes pasado la prohibición para la perforación y la exploración de gas y petróleo, afirmando que era crucial para la seguridad energética estadounidense. La propuesta consiguió un amplio apoyo de los republicanos, pero hizo enfadar a los defensores del medioambiente, que arguyeron que las perforaciones no contribuirían al descenso de los precios del gas ni disminuiría la dependencia del país del petróleo de otros países. Ahora, los ecologistas y algunos diputados ponen como ejemplo el desastre del golfo de México y afirman que no hay ninguna operación de perforación segura en las costas.

En una comparencia hoy en un acto en la Rosaleda de la Casa Blanca, Obama ha afirmado que su Gobierno "hace todo lo posible" por responder a las consecuencias del vertido, que ya ha alcanzado la costas de Luisiana y que ha sido declarado como "catástrofe nacional".