Un pasajero de aspecto magrebí amenazó a los pasajeros del avión diciendo que uno de sus compañeros transportaba una bomba.

El avión, que llevaba cien pasajeros a bordo, tuvo que aterrizar en el aeropuerto de Málaga.

El autor de las amenazas, que ha sido detenido junto a sus dos compañeros, aseguró que se trataba de "una broma".

Las fuentes consultadas indicaron que una vez dada la alerta, que motivó que efectivos de la Policía y de la Guardia Civil se desplegaran esta mañana en el aeropuerto malagueño, funcionó el protocolo de seguridad establecido para estos casos y la aeronave fue desalojada después del aterrizaje.

También se procedió a registrar el equipaje que transportaba el avión, añadieron las fuentes, que dijeron que se trataba de una falsa alarma.