Según la Dirección General de la Policía, con esta operación los agentes del Cuerpo Nacional de Policía adscritos al Grupo I de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) desarticularon una de las mayores organizaciones dedicadas al tráfico de drogas en el Campo de Gibraltar y que tenía ramificaciones en Portugal y Holanda.

La investigación policial empezó en el mes de julio bajo la dirección del Juzgado de Instrucción número 4 e impulsada por la Fiscalía Especial Antidroga y se centró en una organización instalada en el municipio algecireño, desde donde se planificaba la acción de este grupo.

La banda detenida tenía dos ramificaciones en Sevilla y Alicante, encargadas de la distribución internacional de la droga y la operación policial se desarrolló en dos fases, una en Altea (Alicante), donde se intervinieron 3.440 kilos de hachís distribuidos en 108 fardos de arpillera y destino a Holanda y se detuvo a cinco personas.

El segundo operativo se desarrolló en la madrugada del pasado día 20 de noviembre entre las ciudades de Tarifa y Algeciras -en la zona costera de Punta Oliveros-, donde los agentes decomisaron 18 fardos con un peso aproximado de 500 kilogramos de hachís.

Las investigaciones posteriores se centraron en Algeciras y Sevilla para detener a los integrantes de la red, entre ellos, tres marroquíes, F.M., O.C.H. y M.B., patrones de la embarcación.

El resto de los detenidos de origen español responden a las iniciales de M.D.D., A.M.P., V.M.J.B., F.T.M., y una mujer M.L.P.Q. y un último detenido en la capital hispalense J.H.T.

Como resultado de las actuaciones policiales se logró intervenir ocho coches de lujo, propiedades, equipos de telefonía móvil y diversa documentación que está siendo analizada y no se descartan nueva detenciones.