Spears, casada con el bailarín Kevin Federline, no ha dudado en exhibir a su niño, que sólo tiene once semanas. Por la exclusiva ha cobrado 1,5 millones de dólares.