Manuel Antonio Noriega
Fotografía de archivo del 4 de enero de 1990 del ex general panameño Manuel Antonio Noriega. US MARSHALL / EFE

El ex general panameño Manuel Antonio Noriega llegó hoy extraditado al aeropuerto Charles de Gaulle de París desde Florida, para ser juzgado por la justicia francesa por blanqueo de dinero.

Noriega, que ha cumplido 17 años de cárcel en Estados Unidos por su colaboración con el cartel colombiano de Medellín, y que en 1999 fue condenado en Francia en rebeldía a diez años de prisión, llegó en un Boeing 747 de la compañía Air France procedente de Miami a las 7.47 locales (5.47 GMT).

El Ministerio francés de Justicia había indicado anoche que las autoridades estadounidenses les habían notificado hace 15 días que habían dado el visto bueno a su extradición, y que desde entonces París estaba organizando su repatriación.

Una vez en la capital francesa, el ex general Noriega debe ser presentado a un fiscal que le notificará su orden de arresto y a continuación será un juez de las libertades y de la detención el que se pronuncie sobre su eventual ingreso en prisión provisional para su comparecencia ante el Tribunal Correccional de París.

El abogado francés de Noriega Yves Leberquier consideró que su cliente no puede ser juzgado en Francia, principalmente porque los hechos que se le reprochan han prescrito.

Leberquier, en una entrevista emitida hoy por la emisora France Info, anunció que va a solicitar que los tribunales franceses se declaren incompetentes y lo justificó tanto por "la prescripción de los hechos", que remontan a los años 80, como "la inmunidad" de la que a su juicio goza el ex general en tanto que antiguo jefe de Estado.

Acusado de varios crímenes

En el país centroamericano, Noriega fue declarado culpable en ausencia de diversos crímenes, incluidos los asesinatos del líder opositor Hugo Spadafora y el mayor Moisés Giroldi, por los cuales fue condenado a 15 y 20 años de cárcel, respectivamente. Fue declarado culpable del asesinato del líder opositor panameño Hugo Spadafora

Francia pidió la extradición de Noriega en abril de 2004 tras hallarlo culpable en 1999, también en ausencia, del lavado de unos 3,1 millones de dólares, a través de bancos de ese país y mediante la compra de apartamentos.

La Justicia francesa condenó a Noriega a diez años de prisión, pero las autoridades le han ofrecido celebrarle un nuevo juicio si es extraditado a París. La defensa de Noriega recurrió a Hillary Clinton días después de que un juez de Miami levantara la orden que bloqueaba su extradición.

Este fallo se produjo después de que el Tribunal Supremo de EE UU rehusara en marzo revisar la apelación de Noriega en la que pedía no ser extraditado a Francia. En EE UU, Noriega fue juzgado y condenado en 1992 por acusaciones de permitir el envío a este país de los embarques de cocaína del desaparecido cartel colombiano de Medellín en la década de los 80.