La menor tomó el atajo para llegar antes a su casa cuando se encontró con el hombre, que intentó apartarla del camino y la arrastró hacia unos matorrales cercanos. Mientras el agresor intentaba consumar la violación de la menor, está logró escapar aprovechando un despiste de su atacante. Su hermano había ido a buscar ayuda.

Por otra parte, también ayer pasó a disposición judicial el joven ecuatoriano A. M. C., de 23 años, por la presunta agresión sexual a una familiar con la que compartía su vivienda.