La Asamblea General Caja de Rural de Toledo aprueba por aclamación las cuentas anuales del ejercicio 2009

La entidad ha conseguido un beneficio antes de impuestos de 20 millones de euros

La Asamblea General Ordinaria de Caja Rural de Toledo, celebrada hoy en el Auditorio de la entidad financiera con la asistencia de más de 2.000 delegados, socios y clientes, aprobó por aclamación las cuentas anuales del ejercicio 2009, reflejo de un balance sólido y saneado que garantiza la solvencia de la cooperativa de crédito para satisfacer las necesidades de sus clientes a medio y largo plazo.

El órgano supremo de expresión de la voluntad social de Caja Rural de Toledo ha vuelto este año a congregarse en la capital toledana después de que por primera vez en la historia se trasladase a Talavera de la Reina en 2009 como muestra del compromiso de la Entidad con la Ciudad de la Cerámica y su comarca, informó la entidad en nota de prensa.

En este acto participaron todos los compromisarios elegidos previamente en las Juntas Preparatorias celebradas el pasado 19 de abril en dieciocho localidades de las provincias de Toledo, Guadalajara, Madrid y Ávila, demarcaciones territoriales donde Caja Rural de Toledo tiene ubicada su red comercial de oficinas.

La Asamblea General Ordinaria fue abierta por el presidente de Caja Rural de Toledo, Andrés Gómez Mora, quien dio lectura a su preceptivo informe, donde destacó que "la confianza depositada diariamente en Caja Rural de Toledo por miles de hombres y mujeres de las provincias de Toledo, Guadalajara, Madrid y Ávila nos demuestra que seguimos por el buen camino".

Gómez Mora argumentó que, en medio de un escenario de persistencia de la fuerte crisis económica y repleto de turbulencias en los mercados internacionales y las economías nacionales, Caja Rural de Toledo ha conseguido un beneficio antes de impuestos de 20 millones de euros, que se destinarán en su mayor parte a fortalecer las provisiones disponibles frente los posibles riesgos generados por la operativa bancaria.DIRECTRICES

Para afrontar la difícil coyuntura, Gómez Mora explicó que la Entidad ha puesto en marcha un conjunto de directrices tendentes a reforzar su gestión de riesgos, preservar su liquidez, mejorar su productividad comercial y robustecer su solvencia.

Como resultado, enfatizó que un año más Caja Rural de Toledo ha mantenido la puerta abierta a la concesión de créditos "porque tenemos liquidez para ello y porque nuestra posición saneada y nuestras reservas amplias y sólidas nos permiten afrontar el futuro con tranquilidad".

También resaltó que, atendiendo a su ineludible compromiso social, Caja Rural de Toledo ha continuado firmando numerosos convenios financieros para proporcionar liquidez a las pymes, al pequeño y mediano comercio, a las cooperativas agroalimentarias y al conjunto del sector primario como pilar fundamental de la institución, actividad que se ha visto enriquecida por la ingente actividad sociocultural desarrollada a través del Fondo de Educación y Promoción y la Fundación Caja Rural de Toledo.

Balance y cuenta de resultados

A continuación, el director general, Rafael Martín Molero, examinó ante la Asamblea la Gestión Social del ejercicio 2009, las Cuentas Anuales y el Informe de Gestión. Así, opinó que 2009 ha representado el comienzo de un ciclo para el sector financiero, que obligará a las entidades a evolucionar en algún sentido, y pronosticó que al final de esta fase de cambio surgirá una nueva forma de hacer banca, que beneficiará a los clientes y hará que las entidades sean más productivas y profesionales."En los momentos que nos van a tocar vivir sobrevivirán las entidades cien por cien eficientes", declaró Molero, que además reconoció que todas las entidades financieras, desde las más grandes a las más pequeñas, han sufrido impactos negativos en sus cuentas de resultados durante 2009, aunque no necesariamente haya sido en el resultado final.

Igualmente, constató que la menor actividad ha condicionado el negocio, los reducidos tipos de interés han presionado los márgenes y el incremento de las tasas de morosidad ha disparado las necesidades de cobertura de saldos dudosos.

Dentro de este contexto, señaló que "pese a la extremadamente complicada coyuntura económica, la estrategia de prudencia adoptada por la entidad y su grupo económico ha conseguido mantener en 2009 un fuerte tono de fortaleza y solvencia económica y transmitir solidez y confianza al mercado, a nuestros clientes y a nuestros socios".

De este modo, apuntó que a 31 de diciembre de 2009, el activo total de la Caja ascendía a 3.127.438 miles de euros, lo que representa un crecimiento de 31.860 miles de euros con respecto a 2008. A ello unió que al finalizar el ejercicio de referencia, la inversión crediticia se situó en 2.292.569 miles de euros, en línea con la necesidad de minimizar el riesgo del crédito diversificando la concesión de operaciones, tanto en importe como en sectores económicos y en prestatarios.MOROSIDAD

Otro de los datos puestos de relieve por Martín Molero fue el ratio de morosidad, que a 31 de diciembre de 2009 era del 1,89 por ciento, uno de los mejores del país. Además, indicó que durante 2009 los fondos propios de Caja Rural de Toledo experimentaron un crecimiento del 6,21 por ciento hasta alcanzar los 249.326 miles de euros.

Martín Molero se mostró plenamente convencido de que "los tiempos que vienen serán para las entidades fuertemente solventes y que tengan un prestigio y un reconocimiento entre el mercado y la clientela", y destacó la confianza que los clientes continúan manteniendo en su entidad como consecuencia de las "excelentes" condiciones de inversión que ofrece.

A la vista de estos datos, concluyó que "con la seguridad que otorga nuestro balance saneado y sólido y las estrategias perfectamente implantadas de acuerdo al ciclo económico que está transcurriendo, Caja Rural de Toledo tiene solventemente dibujado su futuro a medio y largo plazo".

Otros asuntos

Para profundizar aún más en la solvencia de Caja Rural de Toledo y convertirla en un vehículo financiero mucho más fuerte y eficiente, la Asamblea General aprobó una ampliación de capital, cuya idoneidad ha sido incluida como punto prioritario del Plan Estratégico de la entidad.

Martín Molero explicó que, "evidentemente, la Entidad continuará fortaleciendo su masa de recursos propios en el futuro a partir de la autogeneración de fondos provenientes de sus propios resultados".

Tanto el director general como el presidente de Caja Rural de Toledo agradecieron la "magnífica labor desempeñada por la plantilla de la entidad", que al finalizar el ejercicio ascendía a 793 personas y de la que un año más elogiaron su "profesionalidad y dedicación para continuar ofreciendo una Caja moderna, comprometida y eficaz".

Martín Molero se mostró convencido de que "la combinación de las líneas estratégicas y claves de gestión diseñadas por nuestra Entidad serán la mejor garantía para superar con éxito cualquier proyecto que nos propongamos".

Como punto último de su exposición, puso de relieve la colaboración de Caja Rural de Toledo con el sector agropecuario y puntualizó que durante 2009 la entidad tramitó 23.651 expedientes de ayuda a los sectores agrícolas y ganaderos, relacionadas con el régimen de Pago Único.

Una vez aprobadas las Cuentas Anuales y el Informe Gestión, la Asamblea determinó el nombramiento de auditores de cuentas, aprobó las líneas básicas de aplicación del Fondo de Educación y Promoción y obtuvo la aceptación para modificar sus Estatutos Sociales, decisiones todas ellas que salieron adelante por unanimidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento