Nadal afirmó que una posible solución sería alargar líneas de metro ya existentes como la L-1, la L-2 o la L-3. El Ajuntament de Sant Joan Despí, en cambio, insistió en la necesidad de dotar a la comarca del Baix Llobregat de una red de transporte público que garantice la movilidad interna de sus habitantes y apuesta por hacer la L-12 entre Castelldefels y Cornellà, alargar la Línea 3 hasta Sant Feliu y hacer una correspondencia entre las dos líneas.