Cerca de 22.000 personas llegaron hasta Villalar en un día "de paseo" tras la niebla del amanecer

Cerca de 22.000 personas, según datos de la Guardia Civil, se dieron cita en la jornada de hoy en la campa de Villalar de los Comuneros (Valladolid) para celebrar el Día de la Comunidad en un ambiente festivo, reivindicativo y sin incidentes, acompañado por un tiempo soleado en el que el amanecer cubierto por la niebla dejó paso a una "tarde de paseo".
Adolfo Delibes Lee El Manifiesto Del Día De La Comunidad.
Adolfo Delibes Lee El Manifiesto Del Día De La Comunidad.
EP

La mayor concentración de público en la campa se dio cita a primera hora de la tarde de hoy, cuando aún continuaba la afluencia de coches a la localidad comunera para seguir con la fiesta, debido a que mañana es sábado y muchos de los asistentes no tendrán que acudir a sus puestos de trabajo.

El sol se sobrepuso entre las nubes durante toda la mañana, pese a que la jornada amaneció cubierta por la niebla que en torno a las 10.00 horas, con la llegada del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ya se había retirado. No obstante, la temperatura no fue demasiado calurosa.

El dirigente regional vio perturbado su recorrido matinal en Villalar por los gritos de varios jóvenes que se encontraban en la plaza a su llegada y que calificaron de "sinvergüenzas y corruptos" a los representantes del Partido Popular que acompañaban al presidente.

También se escucharon cánticos habituales como "aquí están ya se ven, son los golfos del PP".

En la localidad se dieron cita otros grupos reivindicativos como la Plataforma Tierra de Campos Viva, contraria a la instalación en la Comunidad del Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares (ATC). Dos de los integrantes hicieron entrega al presidente de un documento con sus justificaciones para la oposición a esta infraestructura y reprocharon la posición "ambigua" de la Junta.

Del mismo modo llevaron a Villalar sus situaciones problemáticas los afectados por las expropiaciones del macropolígono de Corcos, Cigales y Cabezón de Pisuerga y los trabajadores de Nissan en Ávila, donde se prevé la aplicación de un ERE extintivo para 150 empleados.

El colorido de las banderas republicanas, los pendones castellanos, así como de los pañuelos oficiales de la celebración, mantuvieron al morado o violeta como el tono predominante de la campa, si bien la irrupción del 'Puro Cambio' del secretario general del PSCyL-PSOE, Óscar López, aupó al rojo para rivalizar con ese primer puesto.

Los militantes socialistas llevaron a Villalar un completo merchandising compuesto por camisetas con el citado lema, gorras y pañuelos colorados que repartieron entre los asistentes. De este modo, el trayecto de López hasta el monolito estuvo acompañado por un centenar de simpatizantes. En la campa se distribuyó también la peculiar tarjeta promocional del dirigente socialista en la que se asevera que 'Este tío de casi dos metros y 37 años...es Puro Cambio'.

Sin embargo, la ofrenda más multitudinaria fue la de los grupos de la izquierda más extrema que, con los cánticos ya habituales de 'Castilla entera se siente Comunera' y 'Bravo, Bravo, Bravo, Padilla y Maldonado' llevaron a cabo el acto de homenaje sin mayores incidencias.

Tras la lectura del manifiesto del Día de la Comunidad por parte de Adolfo Delibes de Castro, hijo del escritor vallisoletano y académico de la Lengua, Miguel Delibes; y ya sin el presidente de la Junta, los participantes en la fiesta se dispusieron a disfrutar de un bocadillo, un refresco o 'cachis' de cerveza y calimocho en alguna de las muchas casetas de la campa.

La tarde, con alguna amenaza de tormenta que no llegó a culminarse, siguió dejando rayos de sol sobre los asistentes que, en muchos casos se entregaron a la siesta después de una intensa jornada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento