La Policía detuvo ayer en Madrid a un matrimonio acusado de estafar por Internet a los vecinos de su propio inmueble, a los cuales les robaban los datos bancarios en la correspondencia, algo parecido al phising –robo de datos a través de la Red–, para comprar todo tipo de mercancías que luego recibían en su hogar.

Los detenidos –Juan Manuel S. J., natural de Granada  y de 36 años, y María Yolanda V. G., de Salamanca y de 33– realizaron 21 operaciones fraudulentas, que ascendían a la suma de 3.600 euros. Se los acusa, entre otros delitos, de descubrimiento y revelación de secretos.

Su procedimiento se basaba en el carding, comprar mediante el número robado de la tarjeta de crédito en Internet, sin la necesidad de identificar al verdadero titular. Fue a raíz de las denuncias de  France Telecom España cuando se empezaron a investigar estos hechos delictivos.

¿Cómo evitarlo?

Nunca dar claves: El phising y el carding suelen utilizar mensajes (e-mail) no personalizados. Sospeche de cualquier mensaje que le reclame número de tarjeta de crédito, datos financieros... No utilice los enlaces del mensaje. Y tenga siempre actualizado su navegador.