La oficina de estadística de la Unión Europea, Eurostat, cifró este jueves en el 13,6% del PIB el déficit público de Grecia en 2009, una cifra considerablemente superior al 12,7% que barajaban las estimaciones realizadas hasta ahora y que han servido para elaborar el plan de ajuste.

Las cifras de deuda pública, actualmente situadas en el 115,1% del PIB, podrían verse también modificadas

Eurostat, que el año pasado publicó un informe en el que acusaba a Grecia de difundir datos falsos de manera reiterada, mantuvo "sus reservas" sobre la calidad de la información enviada por las autoridades griegas, y adelantó que esto podría motivar una posterior revisión al alza del déficit, de entre 0,3 y 0,5 puntos porcentuales.

La oficina de estadística comunitaria estudiará en concreto "las incertidumbres relacionadas con el superávit de los fondos de la seguridad social para 2009, la clasificación de algunas entidades públicas y el registro de las operaciones con 'swaps'", unos instrumentos financieros que pudieron ser empleados para enmascarar deuda.

Eurostat también dijo que las cifras de deuda pública, actualmente situadas en el 115,1% del PIB, podrían verse modificadas por este motivo, con incrementos de entre 5 y 7 puntos porcentuales.

Por su parte, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, dijo en Washington que a la institución no le inquieta el nivel de deuda en otros países europeos aparte de Grecia. En la misma rueda de prensa también abogó por la introducción de impuestos internacionales sobre las entidades financieras para "reducir la probabilidad de que haya otra crisis".

Sigue en pie el compromiso griego

Fuentes comunitarias dijeron que la revisión no afectará al compromiso griego de reducir 4 puntos porcentuales el déficit público respecto al PIB en 2010, aunque explicaron que esta reducción se hará partiendo de las nuevas cifras.

Las mismas fuentes explicaron que los números que se barajaban hasta ahora eran estimaciones que podían ser revisadas al alza y consideraron que el gobierno del primer ministro, Yorgos Papandréu, ha trabajado con "honestidad" para resolver el problema tras su elección en los comicios del pasado otoño.

También señalaron que la oficina de estadística comunitaria tendrá lista su revisión de los datos griegos antes de las vacaciones de verano y no descartaron el envío de un nuevo comunicado para aclarar la información sobre Grecia, antes del tradicional de otoño, previsto para el próximo 22 de octubre.

Revisión a la baja del PIB

El Gobierno griego, por su parte, ha reaccionado a través de otro comunicado en el que asegura que "ya ha adoptado todas las medidas necesarias para lograr reducir el déficit público en cuatro puntos porcentuales" este año.

El Ejecutivo de Atenas relaciona la subida del déficit con una "revisión a la baja de la estimación de PIB para 2009, la revisión de las cuentas del fondo de pensiones, así como los datos de liquidez del Banco de Grecia".

La nueva estimación publicada por Eurostat se ha realizado con los datos enviados por Grecia el pasado 1 de abril. Moody's anunció que mantendrá bajo observación la calificación hasta que tenga una visión más clara de las políticas a largo plazo

Por otra parte, la agencia de calificación de riesgos Moody's rebajó también este jueves la calificación de la deuda griega y anunció que no descarta nuevas revisiones a la baja. En un comunicado, la agencia argumentó su decisión de reducir la calificación desde el nivel A2 al A3 en el "riesgo importante de que la deuda sólo se estabilizará a un mayor y más caro nivel del previsto con anterioridad".

Moody's anunció que mantendrá bajo observación la calificación de Grecia hasta que tenga una visión más clara de las políticas a largo plazo del Ejecutivo de Atenas y las perspectivas macroeconómicas del país mediterráneo.

La agencia indicó que "aunque el Gobierno griego parece estar cumpliendo los plazos, o adelantándolos, las dificultades macroeconómicas y el ambiente financiero han hecho que el mantenimiento de ese programa exija mucho más esfuerzo". La rebaja de este jueves se produce 4 meses después de que Moody's bajara a A2, con perspectiva negativa, su calificación del bono griego.