Pañuelo en el instituto
Algunas de las menores que decidieron llevar 'hiyab' a su instituto de Pozuelo de Alarcón, en solidaridad con su compañera Najwa Malha. JJ Guillén / EFE

La puerta del IES Camilo José Cela, en Pozuelo de Alarcón, donde estudiaba la joven que ha sido apartada de clase por acudir con la cabeza cubierta con el 'hiyab', ha amanecido este miércoles con pegatinas con el lema 'No a la islamización' después de que el Consejo Escolar del centro decidiera mantener este martes la prohibición del velo. La joven no ha acudido tampoco este miércoles a clase ya que, según relataron sus compañeras, está "muy nerviosa" y se pasa "todo el día llorando". Al igual que en días anteriores, cuatro compañeras españolas de origen musulmán, acudieron al centro con el 'hiyab' como muestra de apoyo a la joven.

Tenemos que unirnos en un sólo país y punto, pero no imponer las culturas de otros países Estas pegatinas han aparecido repartidas por el muro de la puerta de acceso y, según rezan, son del partido ultraderechista Democracia Nacional. Además del lema, recogen mensajes en contra de las mezquitas. Precisamente, el dibujo de los carteles era un templo musulmán tachado con el símbolo de prohibición.

Dos jóvenes voluntarios empezaron a primera hora a quitar los carteles con dificultad, por dos razones, según explicaron: "porque son de un partido fascista" y "porque un colegio no es un lugar" para que una formación de estas características den muestra de su ideología.

Uno de ellos explicó que no le gustaba que Democracia Nacional fuera a un colegio "a hacer algo así". No obstante, señaló que la educación "tiene que ser laica", y que igual que se quitan los crucifijos -símbolo de la religión cristiana-, no le parece bien que las mujeres musulmanas "entren con velo".

Se están violando derechos constitucionales por cumplir uno inconstitucional Sin embargo, otro compañero, que le ayudaba en la tarea apuntó que le "parece perfecto" que la alumna expulsada quiera acudir a clase con la cabeza cubierta. Es algo, en su opinión, que "entra dentro de la libertad de cada uno". "Se están violando derechos constitucionales por cumplir uno inconstitucional", apostilló.

Las primeras reacciones a la entrada del centro no se han hecho esperar. Una madre que acompañaba a su hijo a clase declaró: "Tenemos que unirnos en un sólo país y punto, pero no imponer las culturas de otros países", indicó la mujer.

En este sentido, indicó que hay que respetar las creencias de cada uno "pero imponerlas, no". Preguntada si a ella le molesta que su hija estudie con una joven que lleva la cabeza cubierta, la mujer manifestó que no es que la moleste pero que son "las normas del centro las que impiden que la niña lleve la cabeza cubierta y ya está".

Consulta aquí más noticias de Madrid.