La carretera de Ocaña, que da acceso a las autovías de  Madrid y Valencia-Murcia,  comenzará a ampliarse el próximo año para permitir la descongestión de su elevado tráfico diario (pasan unos 50.000 vehículos).

Los dos carriles de esta carretera, tanto de entrada como de salida, se ensancharán a la altura de Cerámicas Borja y Desguaces Otoniel, poco después de la plaza la Luna y antes de llegar a Mercalicante.

Y desde ese punto dispondrán, según han anunciado fuentes de la Concejalía de Urbanismo, de dos viales más en ambos sentidos. «Tampoco se descarta la inclusión de una rotonda en el cruce de la calle Júpiter para aligerar más el tráfico», han añadido las mismas fuentes.

Expropiarán terrenos

El Consistorio estudia también la posibilidad de acelerar los ciclos de los semáforos y que haya así más fluidez de tráfico. La obra requiere de la expropiación de varios terrenos situados a ambos lados de la carretera de Ocaña.

El Ayuntamiento negociará a principios de 2006 con los propietarios de este suelo para iniciar el ensanchamiento de carriles a mediados del próximo año.