El subdelegado del Gobierno en Pontevedra, Delfín Fernández, aseguró hoy que las investigaciones policiales a raíz de los atracos perpetrados en la última semana en las localidades de A Guarda y Mondariz-Balneario —este último resultó frustrado— van por "buen camino", al tiempo que estimó que, probablemente, no hayan sido cometidos por los mismos delincuentes.

En declaraciones a los medios de comunicación, Fernández incidió además en que, en lo últimos tiempos, el índice de esclarecimiento de delitos en el área de la ciudad olívica es de los "más altos", al tiempo que explicó que las entidades bancarias se han ido tomando "más en serio" las cuestiones relativas a la seguridad y han puesto en marcha diferentes medidas.

Así, recordó que dispositivos como las cámaras de vigilancia no sólo redundan en una mayor seguridad, sino también en una mayor eficacia de las investigaciones que realizan los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado una vez que ocurre algún suceso.

En cuanto a los últimos atracos registrados en la provincia, el pasado lunes se produjo uno en la sucursal de Caixanova en A Guarda, cuando los delincuentes, que accedieron por el método del butrón a las dependencias de la entidad, sorprendieron a los primeros empleados que acudían a sus puestos de trabajo. Tras atar a los trabajadores, huyeron en un coche con un botín de aproximadamente 120.000 euros.

Días después, dos individuos con la cara cubierta por un pasamontañas intentaron atracar una sucursal de Caixanova en Mondariz-Balneario, y agredieron a un empleado de la oficina, a quien golpearon en la cabeza con un arma de fuego. Los asaltantes esperaron en un cajero automático al trabajador que abría la oficina, pero este se resistió al ser abordado y, finalmente, los ladrones se dieron a la fuga.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.