El criadero de este hombre —acusado de un delito de maltrato a los animales— no reunía las mejores condiciones para el ejercicio de la cría de perros. Los agentes que realizaron una inspección ocular en el lugar el pasado 10 de abril detectaron que la habitabilidad y la situación higiénico-sanitaria en las que se encontraban tanto las instalaciones como los animales eran desfavorables.

El local presentaba cables sueltos y suciedad acumulada por todas partes. Los comederos de los perros estaban oxidados y los 20 animales que allí se encontraron vivos todavía, presentaban signos de desnutrición por falta de alimentación.

Los perros, que carecían de cartilla sanitaria, vacunaciones y acreditación de desinfección y desinsectación, convivían con sus propios excrementos en un estado de suciedad lamentable; en los alrededores de las instalaciones había también cadáveres de otros canes en estado de descomposición.

Por ello, los agentes detuvieron el día 12 a A.F.N.G., un español de 36 años, como supuesto autor de un delito de maltrato y abondono de los animales. Los 20 perros de diferentes razas fueron trasladados al Albergue Municipal de Alicante a disposición de la Autoridad Judicial.

Por otro lado, el mismo día, los agentes que desarrollan controles sobre empresas dedicadas a la compraventa de cachorros interceptaron un envío de 40 perros de diferentes razas en un domicilio de La Nucía y en una tienda de animales de Benidorm. Los cachorros habían sido comprados en Eslovaquia y ya estaban vendidos en diferentes puntos de la geografía nacional.

El Seprona, en colaboración con los Servicios Veterinarios de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación, levantó las oportunas actas por la supuesta infracción administrativa y procedió a la intervención cautelar de los 40 cachorros, que se encontraban aparentemente en buen estado.

Consulta aquí más noticias de Alicante.