El Gobierno chino ha detenido a centenares de ciudadanos acusados de violar la política de control de la natalidad que prohíbe tener más de un hijo. Estos arrestos parecen estar relacionados con un campaña que tiene como objetivo la esterilización de de cerca de 10.000 personas,  sospechosos de infringir la política de natalidad.

Según informa el diario Nefang Countryside Daily cerca de 1.300 personas fueron retenidas en condiciones de precariedad en Puning, ciudad situada en la provincia de Guangdong, donde se las obligó a escuchar varias charlas acerca de la política de control de natalidad del  país.

En los años 70 China lanzó una política similar bajo el lema  "una pareja, un niño"

Sin embargo las autoridades de Puning han cambiado la forma de actuar hasta la fecha. Esta alteración es debida al éxodo rural que se ha producido entre los habitantes de la zona ya que en las grandes urbes es  más fácil infringir las cuotas del Gobierno y tener más de un hijo. Según informa el diario The Times, el condado tiene la intención de esterilizar a 9.559 hombres o mujeres sospechosos de querer tener un segundo hijo .

El diario británico informa sobre la detención de algunos  padres de parejas que no han querido someterse a la esterilización voluntaria.