Este programa, que está operativo desde el año pasado, se ampliará a lo largo de este año para los pacientes que están siendo atendidos de forma especializada en el hospital por hepatitis B y por esclerosis múltiple.

El principal eje estratégico de esta iniciativa es mejorar el grado de efectividad y de seguridad en este tipo de tratamientos para estas enfermedades crónicas, que son objeto de frecuentes abandonos por parte de los pacientes, y en definitiva, aumentar la calidad asistencial de los mismos, según informaron desde este centro sanitario a través de un comunicado.

Asimismo, especificaron que a través de este programa el paciente, en su primera visita, una vez diagnosticada la enfermedad, se le informa de todo el proceso, se le aporta toda la información necesaria sobre los medicamentos que debe administrarse y se le prescriben los fármacos necesarios.

Una vez realizado este primer contacto con el especialista en régimen de acto único, se programan una serie de visitas sucesivas según el calendario de dispensación de los fármacos. En ellas, el farmacéutico juega un papel muy importante, ya que le permite llevar a cabo un seguimiento farmacoterapéutico del paciente, monitorizar las dispensaciones y resolver cualquier problema que pueda surgir en relación con la medicación.

En todas y cada una de las visitas del paciente al hospital "se refuerza la importancia de una correcta administración del tratamiento y la necesidad de mantener la adhesión al mismo para facilitar el éxito en este tipo de terapias".

Todo este proceso asistencial se completa con la entrega de documentación por escrito, así como la aportación de información específica sobre algunas reacciones o efectos secundarios que puedan aparecer, además de la actitud terapéutica que deben tomar ante situaciones especiales como embarazo o lactancia.ESTRATEGIA

A lo largo de este primer año de funcionamiento, el Programa de Atención Farmacéutica para pacientes con hepatitis C ha conseguido alcanzar unos resultados "muy positivos", que repercuten en el considerable aumento el grado de adhesión a los tratamientos y, por tanto, en el grado de seguridad en los pacientes que se encuentran incluidos en el mismo, tal y como establecen las directrices marcadas por la Estrategia para la Seguridad del Paciente, elaborada por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Por este motivo, puntualizaron, la Unidad de Gestión Clínica de Farmacia Hospitalaria de este centro sanitario trabaja en la ampliación de este programa de seguimiento a otros pacientes con enfermedades crónicas, como la Hepatitis B y la Esclerosis Múltiple.

Consulta aquí más noticias de Málaga.