Una gran torre de telecomunicaciones de 50 metros de altura sustituirá a todas las antenas de radio y televisión que existen en Alicante y que se concentraban hasta ahora en el castillo de Santa Bárbara.

El alcalde de la ciudad, Luis Díaz , informó ayer de que una sentencia del Tribunal Supremo «que expone que las antenas no suponen un riesgo para la salud de los vecinos», lo que confirma la decisión de instalarla allí.

«Y el castillo de San Fernando (en el Tossal) está a casi 50 metros del suelo en una zona muy aireada», añadió Alperi.