Los analgésicos
Ya se sabía que podían provocar hipertensión en los pacientes con insuficiencia renal. ARCHIVO

Hace poco más de un mes se publicó un estudio que demostraba que el consumo de analgésicos podía incrementar notablemente el riesgo de parecer sordera. Ahora otro relaciona el consumo frecuente de analgésicos con el aumento del riesgo de hipertensión arterial entre personas sanas.

Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado el estudio realizado por el doctor Juan José Beunza dentro del proyecto Seguimiento Universidad de Navarra (SUN), en colaboración con las universidades estadounidenses de Harvard y Minnesota (EEUU).

Su investigación, elaborada gracias a una beca de la Fundación La Caixa, tuvo por objetivo evaluar la influencia del consumo habitual de aspirina y otros analgésicos en el desarrollo de hipertensión arterial entre sujetos sanos.

Ya se sabía que podía provocar hipertensión en los pacientes con insuficiencia renal, pero no que también lo hiciera en personas sanas Para ello se realizó el seguimiento de 9.986 graduados universitarios españoles durante cuatro años."A continuación contamos con su diagnóstico médico de hipertensión arterial, ajustamos el análisis para evitar la distorsión de otros factores y concluimos que el uso frecuente de aspirina -dos o más días por semana- incrementaba 1,45 veces el riesgo de sufrir esta dolencia. En el caso de otros analgésicos, el aumento era de 1,69 veces", expuso.

Según afirmó el doctor Beunza, los médicos ya conocen que los analgésicos no esteroideos pueden provocar hipertensión en pacientes con insuficiencia renal, "la novedad de este estudio radica en que añade evidencias sobre la asociación entre la toma habitual de analgésicos y la manifestación de hipertensión arterial en sujetos sanos", aclaró.

Juan José Beunza, profesor de la Facultad de Medicina, destaca que se trata de un estudio  con gran potencia estadística: "Todo esto corrige algunas limitaciones de otros proyectos (escaso número de participantes y poco tiempo de seguimiento, etc.), así como confirmar, por primera vez en una población europea, los hallazgos encontrados en estudios de cohortes americanos".

Respecto a los hábitos de consumo de analgésicos entre la población sana, el especialista aconsejó seguir siempre las indicaciones de su médico. "El público en general, además, debe saber que es muy probable que el beneficio de la aspirina u otros analgésicos sea claramente superior a los riesgos. En este sentido también los facultativos son conscientes ahora de que la ingesta habitual de analgésicos se asocia con el aumento del riesgo a sufrir hipertensión, de modo que pueden tenerlo en cuenta a la hora de prescribir su consumo", expuso.