Luis Bárcenas
Luis Bárcenas habla con la prensa, en una imagen de archivo. ARCHIVO

El senador del PP Luis Bárcenas anunció este sábado que a partir de ahora pagará de su propio bolsillo al abogado que le defiende en su imputación en la trama Gürtel. Todo un respiro para las arcas de su partido, ya que hasta que Bárcenas tomó esta decisión, el PP abonaba los emolumentos del letrado que se había hecho cargo de esta defensa. Ha sido el único cargo del PP imputado en la trama cuya defensa ha sido costeada por el partido

Unos honorarios que precisamente no salían nada baratos. Su defensa corre a cargo del prestigioso penalista Miguel Bajo, que se hizo cargo de su nuevo cliente Bárcenas en julio de 2009, mes en el que el Tribunal Supremo decidió imputarlo oficialmente.

La minuta del bufete de Bajo ha sido de 350 euros la hora, según fuentes populares. Además, el PP tuvo que adelantar una provisión de fondos, lo que es un anticipo de gastos, de 35.000 euros. Las mismas fuentes no han querido precisar cuántas horas ha dedicado ya desde julio el bufete en esta defensa. Bárcenas ha sido el único cargo del PP imputado en la trama cuya defensa ha sido costeada por el partido.

La semana pasada, el senador también abandonó definitivamente su cargo como tesorero nacional y entregó temporalmente su carné del partido. Lo que no ha renunciado es a su escaño de senador. Las mismas fuentes señalan que si él, a título personal, no decide lo contrario, el PP no le va a pedir que renuncie a su escaño. Y no lo va a hacer porque no quiere que Bárcenas pierda su aforamiento.

Cohecho y delito fiscal

Luis Bárcenas está acusado de cohecho y delito fiscal. Al ser senador sólo puede ser investigado por el Tribunal Supremo. El delito fiscal prescribe a los cinco años y en el peor de los casos lleva acarreado una multa económica. Él y su esposa invirtieron entre 2006 y 2008 más de un millón de euros en la compra de inmuebles

Pero si Bárcenas deja el Senado, perderá sus privilegios. Y las nuevas pruebas del sumario apuntan más delitos, el de blanqueo de dinero, que no prescribe. Algo que no interesa mucho al PP ya que Bárcenas manejó durante años como tesorero todas las cuentas del partido.

El senador está acusado de recibir de la trama corrupta 1,3 millones en sobornos. Él y su esposa, Rosalía Iglesias, invirtieron entre los años 2006 y 2008 más de un millón de euros en la compra de inmuebles, operaciones para las que no se pidieron créditos. No se sabe de dónde sale ese dinero.