Asaja cree que la Ley de la Dehesa será "papel mojado" si no hay más rentabilidad de producciones ligadas a dehesa

UPA-A advierte de que "si los propietarios de dehesas no obtienen viabilidad será muy difícil fomentar la conservación de las mismas"

La organización agraria Asaja-A consideró que la Ley de la Dehesa será "papel mojado" si no se incrementa la rentabilidad de las producciones ligadas a la dehesa, por lo que abogó por una ley "que reduzca la burocracia, permita y fomente la participación de los agricultores y ganaderos y apueste por la revalorización de las producciones de la dehesa".

En una nota, Asaja apuntó que "el hundimiento de los precios del corcho y el escaso valor que alcanzan en el mercado las producciones ganaderas extensivas de la dehesa impiden que los titulares de estos espacios puedan rentabilizar sus explotaciones, lo que supone la primera amenaza para la dehesa, un ecosistema que ocupa en Andalucía 1,25 millones de hectáreas y del que han vivido tradicionalmente 128 pueblos de Andalucía".

Así, lo apuntó hoy el director general de Asaja-A, Vicente Pérez, ante la comisión de Agricultura y Pesca del Parlamento andaluz, ante la que compareció para analizar el proyecto de Ley de la Dehesa, un texto que será "papel mojado" si no se consigue incrementar la rentabilidad de las producciones ligadas a la dehesa, puesto que en opinión de Asaja, "ésta será la única vía para asegurar la permanencia de los hombres y mujeres ligados a este ecosistema, y en consecuencia, para garantizar la propia salud de la dehesa y evitar el despoblamiento de los municipios ligados a ella".

"Si la dehesa no es rentable la degradación del ecosistema se incrementará por más leyes que se apruebe", agregó el portavoz de Asaja, quien calificó de "indefinido, intervencionista, falto de contenido y generador de burocracia" el actual proyecto de Ley y lamentó que se haya redactado "de espaldas al Pacto Andaluz por la Dehesa, documento que se firmó en 2005 con un amplio consenso y con el apoyo de todos los agentes sociales".

Vicente Pérez fue especialmente duro con el artículo 21 del texto, que pretende dar entrada a los denominados 'contratos territoriales' "una fórmula obsoleta que ha fracaso estrepitosamente en Francia y en otros países y que de mantenerse tan sólo contribuirá a generar más burocracia y a incrementar el ya muy nutrido cuerpo de funcionarios de las consejerías de Agricultura y de Medio Ambiente, así como el número de trabajadores de sus empresas públicas", por lo que Asaja-A instó a que se retire la fórmula de "contratos territoriales".

En esta misma línea, el director general de Asaja-A criticó los denominados planes de gestión integral, "que sólo aportan más papeleo para los agricultores y ganaderos que ya están sometidos a planes de gestión forestal o a planes de gestión cinegética, que suponen grandes desembolsos en costosos estudios de escaso valor real".

Por último, Pérez señaló que "la normativa que se elabore para las dehesas debe pasar por la fijación de población a este medio rural, y para ello es imprescindible contar con las personas del entorno, darles participación y mantener un nivel de vida digno, y para ello hay que incrementar la rentabilidad de las producciones y de todas las actividades ligadas a la dehesa, conseguido esto el mantenimiento de las dehesas estará asegurado".

Posición de upa-A

Por su parte, el secretario general de UPA-Huelva, Fidel Casilla, quien compareció ante la comisión de Agricultura y Pesca para mostrar la postura de UPA-Andalucía ante el proyecto de la Ley de la Dehesa, trasmitió que el mencionado proyecto "fomentará e incentivará la mejora, conservación y puesta en valor de la dehesa, elementos claves para el futuro de las explotaciones ganaderas".

UPA-A reconoció la "enorme importancia ecológica, económica, social y cultural que la dehesa tiene como sistema agrosilvoganadero en nuestro territorio; un sistema que presenta importantes beneficios tanto agroambientales como socio-económicos mediante la generación de empleo y riqueza, fijando la población en los núcleos rurales", tras lo que Casilla recordó la firma del Pacto Andaluz por la Dehesa en 2005.

No obstante, UPA-A reclamó "una mayor participación de los profesionales implicados en la dehesa, es decir, los agricultores y ganaderos, y muy especialmente de las organizaciones profesionales agrarias".

"Los agricultores y ganaderos son los creadores y artífices de la conservación y mejora de las dehesas y, por tanto, en la ley debe fortalecerse la figura de estos", afirmó Casilla.

Asimismo, manifestó que "el proyecto no profundiza en muchos de sus contenidos, faltando concreción y fijación en determinadas posiciones y quedando supeditada a un futuro desarrollo reglamentario".

Del mismo modo, UPA-A dejó claro que "si los propietarios de dehesas no obtienen viabilidad en sus explotaciones será muy difícil fomentar la conservación de las mismas". "Las dehesas tendrán futuro si somos capaces de establecer políticas adecuadas y necesarias que contribuyan a asegurar la viabilidad de estos espacios", reconoció Casilla, quien además aseguró que "hay que facilitar las actividades productivas que se desarrollan en la dehesa si queremos mantenerla y conservarla".

Por último, UPA-A también manifestó la apuesta por la formación e investigación como clave para el desarrollo de la dehesa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento