El Ayuntamiento aprobó ayer inicialmente, sólo con los votos del PP, el presupuesto consolidado para 2006 –donde están incluidos gastos e inversiones– y que asciende a 958 millones de euros. De ellos, 405 millones, un 30% más que en 2005, irán para inversiones.

La mayor parte de ese dinero procederá de convenios urbanísticos, enajenación de suelo y de préstamos de entidades financieras.

Para el PSOE, son unas cuentas antisociales y que traen las mismas partidas de siempre, mientras que IU pidió ayer al equipo de Gobierno que la prioridad no sea incrementar por incrementar, sino tener criterios sociales.