El 90% de los negocios familiares de Madrid se hunden con los nietos

  • La mayoría acaban vendiéndose o quebrando.
  • Tan sólo un 1% consiguen llegar a la cuarta generación.
  • Las empresas familiares son un 63% del total.
Los herederos de Grupo Velayos, empresa familiar fundada en 1947.
Los herederos de Grupo Velayos, empresa familiar fundada en 1947.
Antonio Navia

Los abuelos fundan la empresa, los hijos la mantienen y los nietos la hunden. Un dicho muy cierto, a tenor de los datos de un estudio que CEIM (Confederación de Empresas Madrileñas) y la Cámara de Comercio de Madrid han sacado sobre la empresa familiar en la comunidad, revelando que sólo un 10% de estos negocios consigue sobrevivir a la tercera generación, ya sea porque quiebran o porque se acaban vendiendo.

El hecho, además, suele empeorar con el paso del tiempo, "es más, sólo el 1% alcanza la cuarta generación. Esto se debe a que cuando los padres pasan el relevo a los nietos pueden haber pasado 50 años desde la inauguración del negocio. Y en ese tiempo el mercado cambia mucho, el negocio puede haber dejado de ser rentable, los nietos a lo mejor ya no muestran interés por la empresa o, simplemente, no ha habido una planificación correcta y adecuada", explica Marta Beltrán, directora de Adefam (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar de Madrid).

El hecho parece muy preocupante, sobre todo si se tiene en cuenta que el 63% de las empresas madrileñas pertenece a clanes familiares (228.326 de las más de 360.000 sociedades con las que cuenta actualmente Madrid) y generan la mitad de los empleos de la región, según datos de la Cámara de Comercio.

Dificultades extra

Además, en plena crisis, estas empresas cuentan con dificultades extra para conseguir financiación ya que, debido a su pequeño tamaño (tienen, de media, no más de nueve empleados) los bancos y cajas de ahorros las perciben como menos seguras para conceder préstamos.

Sin embargo, los negocios familiares funcionan mejor en épocas de recesión que el resto. De hecho, para ellas, las crisis suelen ser un periodo de oportunidades y expansión. "Según nuestros datos, dos de cada tres empresas familiares tuvieron beneficios en cada uno de los tres últimos años", asegura Arturo Fernández, presidente de Ceim.

La razón de este éxito en periodos de crisis es que este tipo de empresas suelen ser más conservadoras con sus ingresos. "Se autofinancian, y la mayoría acaba destinando sus beneficios en aumentar los fondos propios, por lo que al final disponen de mayores ahorros que el resto", explica Santos Campano, presidente de la Cámara de Comercio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento