Imaz expresó también su esperanza que, con este proceso, "se separe el grano de la paja y se separe la actividad terrorista de lo que pueden ser otros proyectos y movimientos".

En una entrevista concedida a Punto Radio, Imaz señaló que se habla de juicio contra el entramado de ETA, pero precisó que "aquí se están mezclando muchas cosas".

En este sentido, afirmó que esta vista oral "responde a otra época, en la que quizá hubo excesivo impulso político desde el campo de la política hacia la Justicia".

Ojalá termine con la absolución, porque no todo es ETA

Además, el consejero de Justicia del Gobierno Vasco, Joseba Azkarraga, ha expresado su confianza en que los imputados no sean condenados: "Ojalá termine con la absolución, porque no todo es ETA", ha dicho.

La presidenta del PP vasco, María San Gil, mostró su deseo de que se haga justicia y expresó su esperanza en que los jueces sean "absolutamente inmunes" a la política de "buenismo" en la que "ETA, de repente, se ha convertido en hermanito de la caridad".

El ministro del Interior, José Antonio Alonso, expresó su "pleno respeto a la independencia" del tribunal y su esperanza en que los jueces emitan una "sentencia razonada", como es lógico en un Estado de Derecho como España.

En la primera sesión del juicio, el portavoz de la plataforma 18/98+ afirmó que "este juicio nunca tenía que haberse celebrado, es una sinrazón".

En el mismo sentido se pronunció la portavoz de los procesados, la también acusada Teresa Toda, ex directora adjunta de Egin, quien manifestó declaró que "la única razón que hay para este juicio es de carácter político".

Por su parte, el ex portavo de la AVT, Daniel Portero, aseguró que si el "macrojuicio no va a buen puerto, no acabaremos del todo con la banda terrorista"

NOTICIAS RELACIONADAS: