En su intervención en unas jornadas organizadas por The Economist, Zapatero apuntó que la reforma que prepara el Gobierno también tratará de "reducir la presión fiscal sobre los rendimientos del trabajo" y de "considerar más neutralmente el ahorro".

Por otra parte, el jefe del Ejecutivo explicó que en la reforma fiscal que el Gobierno se ha comprometido a aprobar en 2006 el impuesto de sociedades se situará "al nivel de otros países con los que competimos internacionalmente".

El objetivo del Gobierno para este impuesto, recordó, es el de "reducir el tipo al 25 por ciento" para las pequeñas y medianas empresas (pymes) y "al 30 por ciento para las grandes empresas, en un horizonte razonable".