Nurse Jackie
Un momento de la serie 'Nurse Jackie'.

A la cadena Showtime le gusta sorprender. Lo lleva haciendo años en sus series, con protagonistas que van desde un psicópata con un particular concepto de la justicia como Dexter hasta el escritor adicto al sexo de Californication, pasando por la polémica comunidad de amantes del cannabis de Weeds. Y la comedia negra Nurse Jackie, que estrena en España Calle 13 (jueves, 21.30 h), no iba a ser menos.

<p>Nurse Jackie.</p>A primera vista, la protagonista (Jackie Peyton) -interpretada por la premiadísima Edie Falco de Los Soprano- parece la clásica enfermera estresada por un trabajo absorbente, pero con una familia perfecta en la que asume el papel de esposa y madre cariñosa. Nada extraño, si no fuera por su pequeño lado oscuro...

Jackie tiene su propio código ético. Uno bastante peculiar -en el primer capítulo tira al retrete la oreja de un maniaco- que pone en práctica cuando se encuentra ante una injusticia. Su secreto para mantener el ritmo diario -y calmar una dolencia en la espalda- es la ingesta masiva de analgésicos. Conseguirlos no le supone ningún problema: le ofrece sexo al farmacéutico del hospital, y listo.

Sin embargo, Jackie se las arregla para ser una enfermera excelente, a menudo mejor que muchos de los médicos con los que trabaja. Y a los que, por cierto, trata fatal. Su máxima es: "Los médicos sólo hacen los diagnósticos, nosotras somos las que curamos".

Nurse Jackie no es la versión femenina de House como algunos han señalado. A diferencia del personaje de Hugh Laurie, ella es muy humana con sus pacientes, los pone por encima de todo. Una enfermera que entre tanto mal intenta curar el suyo.

El personaje ha suscitado polémicas entre el colectivo de enfermeras de Nueva York, que considera que la serie da una imagen negativa de su profesión: "La protagonista de Nurse Jackie ni siquiera podría seguir trabajando como enfermera después de haber violado prácticamente todas las reglas del código ético". Desde el sindicato de enfermeras solicitaron a la cadena que al final de cada capítulo se incluyera una advertencia explicando a los espectadores que las cosas en el mundo real son diferentes.

Una petición que Showtime ha denegado rotundamente. "Esto es una ficción para el entretenimiento. Estamos seguros de que el público sabe distinguir entre ficción y documental, algo que la serie en cuestión no es", dijo un portavoz de la cadena.

Al margen de las protestas, esta comedia negra ha convencido al público (1.350.000 espectadores vieron el primer episodio) y a la crítica, haciendo posible el anuncio de una tercera temporada en EE UU.

Con 'tweets' en tiempo real

Las ficciones explotan cada vez más el filón de las redes sociales. Para el estreno de la segunda entrega de Nurse Jackie se ha creado un Twitter del Dr. Cooper (Peter Facinelli, guapo oficial de Crepúsculo), cuyos comentarios en la serie se muestran en tiempo real en la Red.