Festival de Otoño
Presentación de la edición XXVII del Festival de Otoño en primavera. EFE

El Festival de Otoño de la Comunidad de Madrid ha pasado a la primavera con un ligero aumento de su presupuesto respecto a la edición anterior (de 2,5 millones de euros ha pasado a 2,7). Así lo ha anunciado este miércoles su director, Ariel Goldenberg, durante la presentación de este evento escénico que se celebrará del 12 de mayo al 6 de junio y al que asistió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

No se hace competencia desleal a quienes invierten su dinero para que la cultura teatral tenga su expresión en Madrid Según señaló Aguirre, la petición de los empresarios de teatro privado para que se cambiara de fechas el certamen (que cumple 27 años) por estimar que les hacía competencia, es lo que ha llevado a la Comunidad de Madrid a acceder a esa modificación. "La gran oferta escénica de cada otoño es un empeño del sector teatral privado madrileño, y por eso, para no competir, hemos querido que la marca Festival de Otoño refuerce el calendario en primavera, cuando normalmente decrece la afluencia a los teatros y contribuye a la pujanza de la actividad teatral", explicó.

La presidenta de la Comunidad de Madrid insistió en que con el dinero del contribuyente "no se hace competencia desleal a quienes invierten su dinero para que la cultura teatral tenga su expresión en Madrid". "Con este cambio nadie hace daño a nadie", apuntó Ariel Goldenberg.

El XXVII Festival de Otoño en primavera, como se le denominará a partir de ahora, ofrecerá 32 espectáculos de teatro, danza, música y circo contemporáneo, que se desarrollarán en 13 espacios de la Comunidad. De ellos, 30 no se han visto antes en Madrid, 14 en España y uno es un estreno absoluto: 'Susana en el agua y con la boca abierta' de Fernanda Orazi.

Del total de 32 espectáculos, 24 son producciones internacionales Asimismo, de estas producciones, 24 son internacionales y proceden de once países: dos de Alemania, tres de Argentina, uno de Australia, dos de Bélgica, uno de China, uno de Estados Unidos/Nueva Zelanda, uno de Finlandia, siete de Francia, dos de Italia y tres de Reino Unido y uno de Reino Unido/Austria/Alemania. Los otros siete montajes son nacionales, de compañías procedentes de Andalucía (3), Asturias (1), Cataluña (1) y la Comunidad de Madrid (2). Otras propuestas en el apartado de danza destaca la presencia de Philippe Decouflé. Por otro lado, Rocío Molina une su talento al de Carlos Marquerie para la creación de 'Cuando las piedras vuelen'.

La danza se mezcla con el teatro y con la música en '32 rue Vandenbranden', de la compañía Peeping Tom. Y Sidi Larbi Cherkaoui y Damien Jalet se unen al artista británico Antony Gormley para crear un trabajo de danza que explora el lenguaje y su relación con los términos nacionalidad, identidad y religión.

Otro de los platos fuertes del festival es el circo contemporáneo. Victoria Chaplin ha creado con su pareja, el actor Jean-Baptiste Thierrée, espectáculos llenos de magia y poesía visual. En esta ocasión, junto a su hija Aurélia Thierrée, estrena en Madrid 'El oratorio de Aurélia', una fantasía de delicada extravagancia que recuerda los paisajes quiméricos de sus anteriores trabajos. La música estará presente en este XXVII Festival de Otoño en primavera a través de Ute Lemper y Mario Gas que, juntos, nos adentrarán en un viaje a través de la poesía de Charles Bukowski. También The Ruby Suns, un grupo de Nueva Zelanda establecido en Seattle, pondrá un toque de psicodelia y música étnica, y desde Berlín llegará la profundidad poética de Konstantin Gropper.

Consulta aquí más noticias de Madrid.