Peretz, el nuevo líder del Partido Laborista, había anunciado  su deseo de adelantar las elecciones nacionales, previstas para noviembre del año próximo, y de hecho obligó a Sharón a hacerlo bajo la amenaza de alejarse de la coalición y dejarle en minoría en la Kneset, cosa que su partido aprobó ayer.

El Parlamento debatirá el miércoles un proyecto de ley para disolver la actual decimosexta legislatura, y de ese modo allanar la convocatoria a elecciones.

Sharón y Peretz habían acordado el jueves pasado celebrarlas "entre fines de febrero y fines de marzo", y designaron a los equipos que hoy lo pactaron para el 28 de ese último mes.

NOTICIAS RELACIONADAS: