Derrumbe en Valencia
Un tren pasa por el puente del barranco de Barxeta, tras el derrumbamiento Efe

Los trabajadores, cuatro de ellos portugueses y un quinto de Catarroja (Valencia), ingresaron en el Hospital de la Ribera de Alzira y en el Luis Alcañiz de Xátiva, con heridas leves en dos de los casos y con pronóstico reservado en los otros tres, pero finalmente todos ellos fueron dados de alta ya que las contusiones que sufrían no revestían gravedad.

Los hechos ocurrieron el sábado por la mañana cuando cedió el molde que utilizan para realizar el encofrado y los trabajadores cayeron del puente en construcción, que tiene una altura de entre 6 y 8 metros, aunque en la última parte ésta disminuye y no supera el metro, según las mismas fuentes.

Los cuatro trabajadores portugueses trabajaban para la empresa alemana Encofrados Peri, mientras que el español estaba contratado por Excavaciones Escoto.

Ambas compañías estaban realizando los trabajos especializados de una obra que está adjudicada a Corsan Covian.

Desde ADIF se ha informado de que se ha abierto una investigación técnica para determinar las causas del derrumbe y se ha explicado que mientras no se determine este aspecto no se reanudarán las obras.

El puente derruido corresponde al tramo de L'Enova-Pobla Llarga, que tiene una superficie de 5,3 kilómetros, y cuyas obras comenzaron en mayo de 2003 y está previsto que se finalicen antes de que acabe este año o a principios del que viene.