Una joven de 21 años, vecina de Zaragoza, se encuentra desde el lunes en prisión por supuestamente haber ahogado a su bebé después de dar a luz en el cuarto de baño de la vivienda en la que residían.

Según publica el Heraldo de Aragón, el parto tuvo lugar el pasado día 2 de abril aunque la juez no le tomó declaración hasta ayer lunes, ya que desde el alumbramiento la joven había estado hospitalizada. El bebé murió asfixiado y en la autopsia se encontraron gasas en su garganta

La mujer residía junto con su pareja en el domicilio de sus padres, en el barrio de San Juan de Mozarrifar, y, al parecer, ni su novio ni sus progenitores sabían que estaba embarazada.

Aunque el abogado de la joven, Javier Osés, ha declarado al diario que la chica pensaba dar al bebé en adopción, la autopsia ha revelado que el recién nacido murió por asfixia, como consecuencia de una obstrucción de sus vías respiratorias, y, además, se halló una gasa en la garganta del pequeño.

Fue la madre de la parturienta, intranquila por el rato que su hija llevaba en el baño, la que descubrió a su hija ensangrentada y la trasladó al hospital, donde comprobaron que acababa de dar a luz, por lo que se activó un dispositivo de emergencia y se envió un equipo a la vivienda y hallaron al bebé en el cuarto de baño envuelto en unas toallas.

La joven, según el citado diario, mantiene que ella y una amiga son las únicas que conocían el embarazo así como que el bebé nació muerto, pero el fiscal le imputa un presunto asesinato con supuesta alevosía y premeditación.

Al parecer, la pareja ya eran padres de otro hijo de dos años y se habían trasladado al domicilio paterno ante la precaria situación económica que atravesaban.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.