Conrad Murray
Conrad Murray, el médico personal de Michael Jackson. Archivo

Conrad Murray, médico personal de Michael Jackson, acudirá este lunes en la Corte Superior de Los Ángeles a la vista oral sobre el caso de la muerte del rey del pop, en el que está acusado de homicidio involuntario.

El doctor quedó en libertad bajo fianza el pasado 9 de febrero después de que las autoridades presentaran oficialmente cargos en su contra al considerar que existían evidencias de responsabilidad en el repentino final del cantante, que falleció el pasado 25 de junio.

La autopsia determinó que Jackson perdió la vida por una intoxicación aguda de medicamentos, en especial de un potente anestésico de nombre propofol, que Murray admitió haber suministrado al artista para, según sus palabras, ayudarle a conciliar el sueño.

Solicitud para revocar su licencia

El juez fijó una fianza de 75.000 dólares (55.532 euros), retiró el pasaporte a Murray y le prohibió recetar sedantes. Murray abonó la cantidad y volvió al trabajo, aunque la fiscalía presentó posteriormente una solicitud para revocar su licencia médica en California.

La defensa del doctor ha solicitado al magistrado que desestime esa petición debido a la mala situación financiera de su cliente quien, según el abogado Ed Chernoff, "se encuentra en la cuerda floja" económica y necesita ingresos para afrontar el litigio.

Murray estima que si pierde su licencia californiana, las autoridades Texas y Nevada podrían adoptar la misma medida por lo que se quedaría sin poder trabajar en los estados donde ejerce. La profesionalidad de Murray ha seguido siendo cuestionada después de resultar acusado de la muerte de Jackson.

Paralelamente a este juicio, el padre de Michael Jackson, Joe Jackson, anunció que iniciará en menos de tres meses una demanda por lo civil contra Murray por negligencia, un proceso que tendría como finalidad conseguir una indemnización económica.