El ataque tuvo lugar en una mezquita de la localidad de Akkaraipattu, en el distrito de Ampara, situada a unos 140 kilómetros al este de Colombo, cuando fueron arrojadas dos granadas contra el templo en el que decenas de fieles se congregaban para la oración del viernes.