Monseñor Amigo critica la "cultura de la muerte", que tiene nombres como "aborto, eutanasia o terrorismo"

El arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo, criticó hoy, durante la Solemne Misa Pascual del Domingo de Resurrección de Valladolid, la "cultura de la muerte" que, a su juicio, tiene nombres como aborto, eutanasia, terrorismo, injusticias o guerra.
Aspecto De La Catedral Durante La Solemne Misa Pascual
Aspecto De La Catedral Durante La Solemne Misa Pascual
EP

Así, durante su sermón en la homilía celebrada en la Catedral de Valladolid, Amigo incidió en que la cultura de la muerte "hace crecer el olvido de los derechos que al hombre le corresponden" y "el odio del que se cree dueño absoluto de la vida y de la vida de los demás".

Frente a este, Carlos Amigo defendió las relaciones familiares, la vida social, la erradicación de la violencia y el hambre y la "esperanza de una nueva evangelización" para, de este modo, "disipar las tinieblas".

Asimismo, reclamó que "los pobres encuentren remedio y consuelo" y que los "violentes cesen en su afán de odio" para que todos los hombres sientan "el gozo del amor fraterno" de la Iglesia encabezada por el Papa Benedicto XVI.

En este sentido, en una catedral con todos los asientos ocupados, defendió el "amor cristiano" que es "medida de la vitalidad" de la fe y destacó la "humildad agradecida y llena de gratitud", el trabajo por la paz o "la fortaleza de la confianza".

Por otra parte, Amigo aseveró que la resurrección de Cristo supone la "victoria de la vida sobre la muerte" mientras que incidió en que, cuando Jesús murió, "Dios lo levantó del sepulcro y brillaba el sol en su cara".

"herido y humillado"

"Lo vimos herido y humillado. Sus heridas nos han curado. Dios ha sido grande con nosotros", continuó a la vez que aseguró que con Jesucristo los creyentes tendrán "una vida nueva, una vida escondida en Cristo que se manifiesta en signos luminosos".

Finalmente, Amigo alabó a la virgen María "madre del gozo y de la misericordia y la honra de la Iglesia" mientras que insistió en que Jesucristo, con su sacrificio, permitió a los hombres "pasar de la muerte a la vida".

Los actos litúrgicos del día empezaron con el encuentro de Cristo Resucitado con la Virgen de la Alegría que comenzó a las 10.30 horas en la iglesia de San Benito, desde donde salió la Cofradía del Santo Sepulcro y representaciones de las distintas hermandades que acompañaron los pasos 'Virgen de la Alegría' y 'Santo Sepulcro Vacío', de José y Alonso de Rozas.

A la misma hora salió del convento de Porta Coeli la Cofradía de Nuestro Padre Jesús resucitado con el paso del mismo nombre y que fue realizado Ricardo Flecha en 1994. Ambas cofradías dirigieron sus pasos hasta la Catedral donde se celebrará una Solemne Misa Pascual que concluyó con la Bendición Papal. Posteriormente, las cofradías, junto a representantes de otras hermandades vallisoletanas se dirigieron hasta la plaza Mayor, donde se realizó un acto de oración.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento