El Consistorio considera que ha sido «un intento de coacción» y va a reforzar la vigilancia en el municipio para evitar «cualquier tipo de efecto dominó».

La alcaldesa se ha mostrado dolida porque, en su opinión, «en una comunidad democrática, con esos métodos, se demuestra una absoluta falta de argumentaciones».