La Fundación Caja Rural de Toledo promueve la inserción de personas con discapacidad en Polán

La Fundación Caja Rural de Toledo ha firmado con el Ayuntamiento de Polán (Toledo) un convenio de colaboración para abrir nuevas vías de creación de empleo destinadas a personas con discapacidad dentro del tejido agroindustrial de esta localidad toledana.
Convenio
Convenio
EP/CAJA RURAL

El convenio fue suscrito por el gerente de la Fundación Caja Rural de Toledo, Valentín Molina; el alcalde de Polán, Antonio Cortés; el presidente del Centro de Capacitación CECAP, Andrés Martínez; el representante legal de la planta de depuración Valpuren Bañuelo S.L., José Fernando Suárez Mejido, y el administrador único de Aplicaciones Biotecnológicas Avanzadas SYS S.L., (Sinersys), Carmelo Salarnier, empresas ambas ubicadas en este municipio toledano.

A través de esta colaboración, los firmantes establecen como objetivo prioritario la generación de nuevos puestos de trabajo para personas con discapacidad mediante el desarrollo de nuevas iniciativas empresariales que faciliten el avance económico y social de Polán. Con ello se unen esfuerzos para evitar la exclusión social de las personas con discapacidad y normalizar su situación.

Como ejemplo de esta cooperación entre entidades e instituciones, cuatro personas con discapacidad psíquica han comenzado a trabajar en la planta de depuración de Valpuren Bañuelo de Polán con unos resultados muy satisfactorios. Ello confiere un doble significado a la iniciativa, al desarrollar por un lado un proyecto de sostenibilidad ambiental y por otro lado un proyecto de sostenibilidad económica.

La Fundación Caja Rural de Toledo tiene entre sus objetivos promover iniciativas que dinamicen el entorno rural agrario y la valorización de sus recursos, a fin de fomentar modelos de sostenibilidad que garanticen la generación de empleo y la posibilidad de inclusión social de colectivos desfavorecidos dentro del ámbito de actuación de la entidad financiera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento