Según las cuentas de la Comisión Europea, el PIB español crecerá al 3,4% ciento este año y al 3,2% en 2006, desde el 2,7 por ciento calculado anteriormente para los dos ejercicios.

Las previsiones económicas de otoño, publicadas el jueves, incluyen un aumento del empleo del 3% este año (2,4% en 2006), lo que dejará la tasa de paro en el 9,2% (8,5% en 2006), pero la inflación seguirá alta, en el 3,6 y 3,3%, respectivamente.

La Comisión valora el crecimiento sostenido de la economía española, impulsado por la demanda interna, pero advierte del constante aumento del desequilibrio exterior y el consecuente deterioro de la competitividad.