los inmuebles tambiÉn tienen que pasar por el taller
Es obligatorio hacer reformas si el edificio tiene más de 20 años y no pasa la inspección técnica. Foto
La inspección técnica de edificios (ITE) es el instrumento de la Administración para garantizar la seguridad de los inmuebles. Se trata de una revisión obligatoria que afecta a las casas con más de 20 años.

Cuando el edificio cumple esta edad, y desde entonces cada diez años, el Ayuntamiento notifica la necesidad de una inspección. Ésta incluye los cimientos, la estructura, las azoteas y fachadas, así como la fontanería y el saneamiento. Desde el momento en el que se cumple la fecha, la comunidad de vecinos tiene tres meses para contratar a un aparejador o arquitecto técnico. Si no lo hace, se atiene a una multa de 450 euros. Así hasta el tercer aviso. Es entonces cuando el propio Ayuntamiento realizará la revisión y pasará los gastos a la comunidad. Si se niega a hacerlo, se podrán emprender acciones legales contra ella.

Una vez realizada la inspección y entregados los formularios elaborados por el técnico, el Ayuntamiento establecerá si es necesaria una reforma, tras la cual los vecinos deberán presentar el certificado final de obra.

Para que no suponga la ruina de sus propietarios, existen ayudas que cubren hasta la mitad de los gastos si los ingresos de la mayoría de los vecinos son inferiores a 3,3 veces el salario mínimo interprofesional (SMI, 513 euros al mes) y hasta un 75% si no llegan a 2,5 veces.