Mantecados, turrones, adornos y, como no, juguetes. Todavía falta más de un mes para Navidad y muchos ya han iniciado la carrera de la compra de los productos navideños. Este año, la campaña se ha adelantado más de una semana respecto a la temporada anterior. Lo que acabará debilitando aún más los bolsillos de los sevillanos.

Quedan por delante casi dos meses de consumismo que terminarán engordando los 600 euros que gastó cada vecino en 2004. Aunque se puedan aprovechar algunas ofertas, la dilatación del periodo de compras acaba disparando el gasto, según confirman a 20 minutos diversos expertos y establecimientos. «Los consumidores no son más previsores, sino que los comercios han iniciado antes la campaña y subido los precios», asegura la Unión de Consumidores de Sevilla.

Las jugueterías coinciden: este año la gente ha empezado a comprar mucho antes, a primeros de noviembre. Toys’Rus ha registrado ya un incremento del 20% en las ventas. En Carrefour afirman que la salida de juguetes se ha adelantado mucho.

La juguetería Turia tiene ya apartada en sólo una de sus tiendas un centenar de artículos. En Osorno hay mucho movimiento y Los Dálmatas llevan un 10% más de ventas que el año pasado. La razón, el miedo a quedarse sin ellos, afirman algunas tiendas. Aun así, la época más fuerte está por llegar.

UCA-UCE aconseja mesura y no dejarse influir por la fiebre consumista.

También con adornos y comida

Los adornos navideños también se amontonan ya en las casas de Sevilla. En la tienda CASA, por ejemplo, aseguran que las ventas de estos artículos han aumentado entre un 20% y un 30% respecto al año pasado. Lo mismo ha ocurrido en algunas grandes superficies de alimentación, donde aseguran que ya son muchos los que meten en el carro de la compra turrones y mantecados.